Un fragmento del artículo aparecido en www.granadahoy.com:


"Los casos de depresión han aumentado en los años de la crisis. La pérdida de un empleo, la dificultad de encontrar uno nuevo, las dificultades económicas en el hogar o el problema para alimentar a l@s hij@s son realidades que llevan muchos años afectando a numerosos hogares. Y eso pasa factura en la salud mental de la población, por lo que las prescripciones de antidepresivos y relajantes han aumentado y los diagnósticos de depresión, también."

Pero hay otra situación que ha generado alarma: el aumento de casos de depresión entre los jóvenes. Ya no es sólo una patología de adultos y la situación económica y el cambio en el mercado laboral, así como las perspectivas de futuro, también condicionan el desarrollo a corto y medio plazo de la vida de los jóvenes. Y es un problema que hay que atajar para que no se cronifique y, sobre todo, para que no desemboque en otras prácticas, como el suicidio.

Para el tratamiento de las personas con depresión, Granada cuenta, desde hace unos meses, con un centro colaborador de la Fundación de Ayuda a Personas con depresión (Fundación ANAED), presente ya en la mayoría de provincias en toda España. Y su coordinador nacional, José Ramón Pagés, advirtió a este periódico de la realidad de los jóvenes. "Están aumentando los casos entre los 16 y 29 años. La crisis afecta, pero también el bullying y, sobre todo, la presión social por encontrar un trabajo que tienen los jóvenes ahora y todo lo que necesitan de carreras, doctorados y máster para lograr un empleo", explicó. Y es que los jóvenes tienen mucha más presión por terminar su formación con nota, formar un currículo amplio para competir por un puesto de trabajo que, muchas veces, ni llega, lo que termina provocando un cuadro depresivo. "Además, cada vez salen más tarde de casa. Todo eso les afecta", más aún siendo una generación que, hasta ahora, ha estado acostumbrada a vivir cómodamente y tener de todo. 


Enlace a la noticia completa: http://www.granadahoy.com