¿Cómo se si mi tristeza se ha convertido en patológica?

Los principales síntomas que experimentamos serían los siguientes:

  • Desinterés por llevar a cabo actividades que anteriormente hacíamos y considerábamos placenteras.
  • Tendencia al llanto. Llorar muchas veces al día y por temas que anteriormente no nos producía llanto.
  • Baja autoestima. Disminución en nuestra evaluación como persona, creencia de que nuestro valor personal es pequeño o inexistente.
  • Sentimiento de culpa. Culparnos por todo lo que pasa alrededor es un síntoma muy común cuando hay tristeza patológica.
  • Pérdida de atención. Cuando estamos tan triste, perdemos el interés para atender y/o concentrarnos en las cosas
  • Síntomas fisiológicos como disminución en la capacidad para conciliar el sueño y/o mantenerlo, pérdida de apetito, etc.

Cuando notemos estos síntomas no debemos dudar en acudir a un profesional de la salud mental para recuperar nuestra calidad de vida y no sumergirnos en una profunda depresión.