Ambos por separados y juntos pueden producir un alto gozo y llegar al clímax del coito.

¿Eres de los que prefieres tener pareja para tener sexo? ¿O simplemente solo necesitas el deseo sexual para la acción?

Este tipo de cuestiones se encuentra en cada persona, somos como somos y cada cual se encuentra cómodo con una persona que conoce de dos días o necesita seis meses para tener la confianza suficiente.

Pero, ¿existen trastornos en el sexo?

Hay personas que en su actividad sexual se limitan a complacer a su acompañante, considerémoslo como sexo con amor o que eres una persona que te gusta agradar sexualmente y necesitas dar la talla.

Entre los trastornos más comunes se encuentra el narcisista sexual. Se suele manifestar en personas egoístas sexualmente. Se caracterizan por buscar el placer inmediato y personal, sin ninguna atención de su pareja o acompañante sexual.

Dicho trastorno se divide en dos etapas, la primera quizás la más placentera para su posible pareja o acompañante, en la que esta persona se desvive y trata de agradar y ganarse con detalles a la otra persona. En la segunda etapa, cuando ambos sienten la necesidad sexual y se produce el coito, el narcisista sexual desarrolla sus técnicas de autocomplacencia y se olvida de las necesidades sexuales de la otra persona.

Este tipo de trastorno, normalmente en una relación amorosa, puede ser un factor de desencadenar en una depresión. Como ya sabemos, esta enfermedad se producen por multitud de factores y uno de ellos puede ser este.

No solo afecta personalmente a la persona que lo padece, sino que tu pareja puede sufrirlo incluso en una magnitud mayor. Tanto por la ausencia de placer en el coito, como en la dificultad de hablar sobre el trastorno de tu pareja.

La comunicación cuando un amante tiene un trastorno así y quizás no sabe que lo tiene, es de lo más difícil hablar sobre ello y por lo tanto buscar ayuda.

Tiene que existir en la pareja la suficiente confianza como para hablar sobre el tema y posteriormente buscar ayuda profesional para volver a una vida sexual placentera con la persona que amas.

Álvaro Vizcaíno