Vacaciones de Salud
 
 
 

 

Os dejamos un fragmento del artículo aparecido en lavozdigital.es

«Si la sociedad guarda este problema en un armario, si lo oculta, sólo consigue agravarlo», afirma la fundación autora del estudio.

Más allá de los datos que afectan a la provincia de Cádiz, el estudio publicado por la Fundación Anaed (dedicada a asesorar y auxiliar a los enfermos por depresión) aporta un retrato completo del suicidio en España. Siempre con los datos del año 2010 (último recuento oficial del INE) en España se producen 6,8 suicidios por cada 100.000 habitantes. La tasa en Andalucía es más alta. Se eleva hasta el 8.1 pero en todos los casos, nacionales, autonómicos o provinciales, esas cifras son más bajas que la media anual desde que comenzó el siglo. Como matiz llamativo destaca que el suicidio afecta mucho más a los hombres. Tienen ese sexo el 78% de los que protagonizan uno de estos trágicos episodios, casi ocho de cada diez. Sólo dos, por tanto, son mujeres. Por tramos de edad de las víctimas, el más afectado es el que va de 50 a 54 años. Le sigue el lustro anterior, de 45 a 49, y en tercer término el que va de 40 a 44 años.

Estos datos, obtenidos del Instituto Nacional de Estadística, son el reflejo de un estudio coordinado por Luis Miguel Sigüenza Vela y encargado por la Fundación Anaed. Según su presidenta, María del Mar Castaño, el silencio que rodea estos casos es contraproducente: «No es de recibo que estos datos continúen repitiéndose año tras año. Son personas que tras sufrir una dura depresión deciden quitarse la vida y por las cuales la sociedad no está haciendo nada».

Según Anaed, el suicidio ligado a la depresión es un «grave problema» y la sociedad española no está actuando en consecuencia. «La Sanidad está saturada; los medios de comunicación ni siquiera hablan del tema; incluso los datos del INE se publican con casi dos años de retraso, mientras que los de accidentes de tráfico o del maltrato familiar se publican casi instantáneamente. Realmente los agentes sociales están haciendo muy poco por esta enfermedad que puede afectar a cualquiera», concluye Anaed.

Para la Fundación Anaed es indispensable que el problema salga a la luz, que las familias sean conscientes de que la depresión es una enfermedad que tiene soluciones, que se puede luchar contra ella, pero «guardándola en un armario y ocultándola sólo conseguimos agravarla».

Enlace a la noticia original: www.lavozdigital.es