Las muertes por causas no naturales siguen siendo casi el doble de muertos que los que se producen en accidentes de tráfico (1880 en accidentes frente a 3602 suicidios).

Y si en tráfico hemos pasado de los 6008 muertos de 1989 a los 1880 de 2015, (ni más ni menos que se ha bajado en  4128 muertos menos anuales) ¿por qué no podemos hacer un esfuerzo y un trabajo como el que realiza el Ministerio del Interior y los cuerpos de seguridad que luchan contra los accidentes de tráfico?.  ¿Es que los muertos por suicidio merecen menos? ¿Son menos importantes esas muertes?

En el año 2015 han muerto 314 chicos y chicas entre los 0 y los 29 años.¿Cuántos medios de comunicación lo denuncian? ¿Son menos importantes las muertes de nuestros niños o de nuestros adolescentes que las de la violencia de género.

¿No merece la pena también luchar por evitar estas muertes?
¿Cuántos artículos escribirán nuestros columnistas exigiendo un compromiso de la administración para luchar contra el suicidio?
¿Cuántas tertulias de televisión hablarán de este tema para exigir  esfuerzos tanto sociales como de la Administración? Cuántos programas se dedicarán para concienciar sobre la importancia de la prevención en la depresión?-
¿Cuántos muertos hacen falta para que la sociedad comience a movilizarse?

Desde la Fundación ANAED queremos recordarle al conjunto de la sociedad y también a nuestros periodistas de los distintos medios, que la 0RGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD ya dijo en mayo de 2002 que era fundamental hablar del suicidio con normalidad. Que había que informar con seriedad y rigor sobre los distintos aspectos del suicidio y sobre las maneras de prevenirlo. Por tanto, quisiéramos rogar al mundo del periodismo que se aleje de las leyendas urbanas que tanto daño hacen. Y nos referimos a esa leyenda que dice que hablar del suicidio produce un efecto contagio.

 

LOS DATOS:

En 2015 un total de  2680 hombres frente a 922 mujeres, lo que supone un 74.4% de hombres frente a 25.6% mujeres

Por rangos de edad quedan de la manera siguiente:

  • De 0 a 14 años: 8 suicidios
  • De 15 a 29 años: 296
  • De 30 a 39 años: 427
  • De 40 a 49 años: 742
  • De 50 a 59 años: 704
  • De 60 a 69 años: 479
  • De 70 a 79 años: 453
  • De 80 a 89 años: 416
  • De 90 en adelante: 77

Por tanto, el rango de edad con mayor número de suicidios es el comprendido entre los 40 y los 49 años, con un total de 742 víctimas.


Asturias (con una tasa de 12.97 por cada 100.000 habitantes), Galicia (11,69) y Aragón (9.93) presentan las tasas de suicidio más elevadas de España por cada 100.000 habitantes. Por el contrario, Ceuta (3.54) Melilla (4,72) y la comunidad de Madrid (5,09) presentan las más bajas.
Andalucía presenta el descenso neto mayor al pasar de 784 sucidios en 2014 a 682
 (-102), seguida de Galicia (53 suicidios menos), que sigue presentando altas tasas de suicidio a pesar de esta bajada.
En la mayoría de las comunidades autónomas desciende el número de suicidios, excepto en Aragón (+15) en Islas Canarias  (+12) y la Comunidad Foral de Navarra (+6)